¿Cuándo y Cómo Puedo y Debo Pedir una Segunda Opinión Médica?

Cuando vamos al médico, es una verdadera prueba de fe.

Muchas veces confiamos ciegamente en el médico que nos está atendiendo, porque nos cae bien, porque refleja profesionalismo, porque inspira seguridad y confianza o simplemente porque nos lo recomendó una persona querida.

La verdad, es que no estamos muy acostumbrados a cuestionar lo que el médico nos dice y no somos muy afectos a preguntar y ¿porqué no decirlo? a confrontarlo (en un buen sentido). Le tenemos un respeto, o quizá un miedo reverencial a la figura del médico. ¿Por qué? Desde mi punto de vista, el médico es un proveedor de servicios que se debe a sus pacientes. Dicho de otra forma, los pacientes le brindan al médico su confianza y ponen en sus manos lo más preciado que tienen: su salud. Por si esto fuera poco, además le pagan, directa o indirectamente por sus servicios.

Si hablamos de enfermedades sencillas, de fácil control, ni surgen muchas dudas, ni hay necesidad de una segunda opinión. Cuando hablamos de enfermedades serias o de la necesidad de una cirugía, un asunto que ya va que van mucho más allá de un par de píldoras cada 8 horas, es indispensable que tengas una comprensión bastante completa de todo lo que involucra el diagnóstico, tratamiento y pronóstico de tu problema.

Si tu médico le da respuesta a tus dudas y tiene una actitud abierta para discutir tus opciones, quizá esté de más solicitar una segunda opinión. Si por el contrario, piensas que no terminas de entender todo el rollo o tu médico no te está resolviendo tus dudas y tiene argumentos como “aquí el médico y el que sabe soy yo”, “no se preocupe, yo me encargo de tomar las decisiones”, o peor aún, se enoja porque “preguntas demasiado” ¡ES EL MOMENTO DE PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN!

Asimismo es muy importante ser suspicaz cuando un cirujano insiste en la necesidad de una cirugía, o identificar cuando el medico está tratando de ¨asustar¨ al paciente con la gravedad del diagnóstico.

 Pero, ¡cuidado! Antes de buscar ese nuevo punto de vista asegúrate de

  1. Mantener la calma. Dedica tiempo a entender lo que te dijo el primer médico y preparar tus preguntas para el segundo. Escríbelas de preferencia
  2. Obtén información de fuentes confiables. ¡Cuidado con el Dr. Google! Cuídate también del consejo de “expertos todólogos” como tu compadre o la amiga de tu vecina. Las instituciones de salud prestigiadas por lo general tienen páginas web informativas bastante completas.
  3. Que el médico sea especialista en tu problema. Los médicos que diversifican demasiado su actividad “saben casi nada de todo”. De ser posible busca en internet todo lo que puedas del nuevo médico. Pídele a tu médico familiar amigo que te recomiende alguien de confianza
  4. Que te dé una cita pronto. De nada te sirve conseguir un lugar en la agenda de una eminencia que te hará el “favor” de verte dentro de tan solo 7 meses y medio.
  5. Asegúrate de tener a la mano todos los estudios de laboratorio, rayos x y demás para facilitar tu nueva consulta. Ojo: NINGÚN MÉDICO TIENE PORQUÉ QUEDARSE CON TUS ESTUDIOS; una fotocopia o copia digital de los mismos es todo lo que requiere para su archivo. Si tu médico retiene estudios, te está dificultando pedir una segunda opinión (por algo será…)
  6. No le digas al segundo médico lo que concluyó el primero. Déjalo llegar solo a su propia síntesis. Al final puedes compartir la información que consideres pertinente.
  7. No lo conviertas en un deporte; hay muchas personas que van de médico en médico hasta encontrar al que les dice lo que quieren escuchar. Una regla valiosa es: no menos de 2 y no más de 3 opiniones.

LAS VENTAJAS

  1. Obtienes una nueva perspectiva fresca de tu caso pero tú ya no eres tan novato. En otras palabras ya no te agarran en curva porque ya medio sabes por donde va la cosa.
  2. Puedes prepararte con anticipación para preguntar las dudas que son importantes para ti.
  3. Vas a estar frente a un médico completamente distinto, con una personalidad diferente y puedes comparar y decidir con quién te sientes más cómodo

LAS DESVENTAJAS

  1. Te puedes confundir. Si la información nueva es opuesta a la original, no sabrás quién de los dos está en lo correcto.
  2. Incrementas los gastos, no solo económicos; también inviertes tiempo y energía.
  3. Postergas el inicio de tu tratamiento. Esto representa un estrés emocional. Sé responsable y maneja tus tiempos de forma segura.

Dr. José Espinosa de los Monteros Falomir.

Dirección: Loaiza 610-105 

Teléfonos:  816-90-00 Ext. 1364 y 812-56-02

Correo: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.