Preguntas más frecuentes de los papas al dentista de los niños

Dicho en términos que todos entendamos (con peras y manzanas, como decía mi abuela)

 

1- Mi hijo, tiene “x” meses de edad y solo tiene “x” cantidad de dientes, y sus amiguitos ya tienen un numero diferente! ¿qué pasa? ¿No me debería preocupar?

Cada persona es diferente, y los tiempos de erupción pueden variar. Alrededor de los 6 meses ya deben estar haciendo erupción los primeros dientitos y alrededor de los 2 años de edad "debería" tener sus 20 dientitos de leche!.

 Por otro lado, durante la erupción, es frecuente que se presenten diferentes síntomas; desde un aumento en el babeo, cambios en el temperamento, hasta irritación en la zona del pañal, existen muchos remedios en el mercado para reducir la molestia, sin embargo en ocasiones es más que suficiente una simple mordedera para mitigar las molestia, seguramente tu odontopediatra estará capacitado para ayudarte a tomar la mejor decisión.

Por último, la ausencia de los dientitos, cuando ya han pasado algunos meses y no han erupcionado, en ocasiones pude generar cierta inquietud en los padres…así que tranquilos, se pude tomar una pequeña radiografía para constatar su presencia, y es probable que haya la necesidad de ayudar a su erupción, mediante un procedimiento muy sencillo.

2- Ya le salieron pero…¿porque tiene dos hileras de dientes? (le están saliendo unos por detrás de los que ya tenía)

Frecuentemente los incisivos inferiores permanentes  (que son los dientes de abajo y adelante), erupcionan por detrás de los de leche; por lo general la fuerza de la lengua es suficiente para acomodarlos, sin embargo si no hay suficiente espacio, o si los dientes de leche permanecen mas tiempo de lo necesario habría la necesidad de ayudar a retirarlos.

Un error muy común, es el de quitar el diente de leche, apenas comience hacer erupción el permanente, y, si no es el momento adecuado, es probable que el diente de leche tenga aun raíz, y su retiro pude generar dolor!, experiencia que no seria nada agradable para el niño.

3- Si los dientes de leche, todavía no son los "buenos", ¿porque los debo arreglar?

Antes que nada, los dientes temporales (o de leche), tienen una razón de ser! Y es la de mantener el espacio para los dientes permanentes, además ayudan al crecimiento y desarrollo de los maxilares, reducen la aparición de hábitos nocivos (chupar el dedo o el labio, deglución atípica, etc), y ayudan a que el niño aprenda hablar y escribir adecuadamente, y, sobre todo, permiten que el niño pueda comenzar a procesar sus alimentos durante la masticación.

La perdida prematura de estos dientes, las muelitas picadas (con presencia de caries) y el no arreglarlos, va sentando las bases para una mala dentadura permanentemente, trastoca gravemente el desarrollo de las estructuras ya mencionadas, genera hábitos difíciles de corregir, y propicia el desarrollo de malocusiones (mordida chueca).

4- ¿Qué debo hacer si mi hijo en un accidente se golpea sus dientitos?

Esto es más frecuente de lo que pensamos; primero calmarnos (entiendo es difícil), pero el niño debe sentir que todo estará bien. Revisar si los dientes, se fracturaron, se cayeron, o si se hundieron en la encía, en cualquiera de los casos es muy probable que haya sangre, (ojo que la sangre mesclada con la saliva nos da la impresión de ser demasiada sangre) entonces, limpia suavemente la zona para poder observar que fue lo que paso, por lo general es el labio el que se lleva la peor parte!; si el diente se callo, recógelo (como se encuentre, no trates de limpiarlo, podrías terminar de dañar componentes importantes), y mételo en leche, en un vasito con tu propia saliva, o bien bajo tu lengua… si leíste bien! y acude con tu odontopediatra. De esto dependerá el procedimiento a seguir, ya sea recolocarlo, reubicarlos, inmovilizarlos, etc. Es muy probable que con el tiempo el dientito cambie de color, tranquilo, tiene solución, lo importante es garantizar que el diente permanente no este afectado.

5- Mi hijo come muchos dulces!... ¿Qué puedo hacer para evitarle problemas en sus dientitos?

Definitivamente lo ideal sería eliminar el consumo de azúcar o reducirla al máximo, por los beneficios que traerá a la salud de su hijo en general, y no solo la de sus dientes, pero la realidad es que siempre habrá una ocasión en donde le darán dulces, como por ejemplo en una piñata. Mi recomendación es controlar la cantidad y el tipo dulces que come el niño, evitar a medida de lo posible los chiclosos o dulces pegajosos y procurar alimentos fibrosos. Y por ninguna razón dejarlo que se vaya a dormir con los dientes sucios. Por otro lado existen medidas preventivas como el uso de selladores, los cuales bloquean las superficies que son más propensas a desarrollar caries, debido a que por su forma retienen el alimento y dificultan el cepillado. También la aplicación tópica de flúor favorece al control de los ácidos bucales que destruyen los dientes.

6-Doctor ¿no hay otra cosa mejor que los "típicos dientes de lata" para mi hijo? (coronas de metal y restauraciones metálicas)

Los niños son honestos y sin querer pueden ser crueles, a temprana edad ya están formando su autoestima es importante tratar de conservar el color y forma de sus dientes naturales. En la actualidad existen un buen número de materiales estéticos que pueden ser utilizados en los niños sin embargo en mi opinión las restauraciones de tipo metálico deben ser utilizadas en la parte posterior de la boca.

7- Doctor, yo le tengo pavor a visitar al dentista, tan solo de pensar en el ruidito de ese artefacto que ustedes usan, se me enchina la piel! ¿Que puedo hacer para que mi hijo no sienta lo mismo que yo?

Si esperemos a que el niño ese en un grito de dolor por una muelita picada, por la encía inflamada o cualquier otra razón de ultimo momento, difícilmente tendrá una primera cita al dentista placentera.

Lo ideal es comenzar con una visita amigable en la cual se le explique al niño en términos que el entienda, que es una limpieza dental , la aplicación de flúor y la colocación de selladores (las 3 son medidas preventivas).

En mi experiencia el ruidito de ese “artefacto” y su efecto se asemeja a un avioncito que a su vez tira agua, esos son conceptos que cualquier niño puede entender.

En la primera visita debemos de enfocarnos en el tiempo que estará separado de sus papas, y en ayudarlo a familiarizarse con los ruidos y los instrumentos a su alrededor…en otras palabras en un futuro si la visita al dentista es una experiencia familiar no debe de haber temor. Y por favor no le trasmitas tus miedos o tus experiencias buenas o malas a tus hijos no sabemos como las interpretaran. Deja que tu odontopediatra haga su trabajo el tiene entrenamiento en psicología infantil.

8- ¿Debo esperar a que mis hijos estén a punto de ser quinceañeros, para averiguar si algo esta mal en relación a la "mordida de mis hijos"?

Por ridículo que lo anterior suene seguimos escuchando conceptos que no responden a ninguna lógica. Existe la creencia popular de que los frenos son para las quinceañeras o para los adolescentes en búsqueda de mejorar su aspecto, y esto es totalmente falso.

Una gran cantidad de problemas pudieron haber sido evitados a temprana edad ya que muchas de las maloclusiones (dientes chuecos) son derivadas de pequeños hábitos no corregidos (chuparse el dedo, chuparse el labio, meter la lengua entre los dientes al hablar así como niños que respiran por la boca) existen procedimientos que de manera muy sencilla pueden restablecer la función correcta y evitar la deformación definitiva de los maxilares. El momento ideal para detectar y corregir las malocluciones en desarrollo, es cuando comienza la perdida de dientes temporales y la erupción de los permanentes que es alrededor de los 6 años.

 

DR. FRANCISCO ARRIETA DELGADO

Cédula profesional 5671266

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.