ENTREVISTA A RAMÓN RUELAS VÁZQUEZ

En esta edición 240 de Revista Imagen, Gente y Estilo como "Imagen del mes" entrevistamos a Ramón Ruelas Vázquez

 

Ramón Ruelas Vázquez originario de Chinobampo, El Fuerte, Sinaloa y procedente de una familia de agricultores, hijo de Ramón Ruelas Gámez y Carmen Vázquez Torres; nací un 31 de Marzo de 1934, un día muy especial pues tuve la suerte de nacer un sábado de gloria a las 12 de mediodía cuando el "Mal humor" estaba leyendo el testamento para la "Quema del Judas".

1.-¿Cómo fue su infancia?

Mis primeros años de vida los recuerdo muy bien, en ese tiempo era indispensable para subsistir tener vacas y puercos; cómo olvidar cuando yo estaba ordeñando una vaca y se ponía nerviosa al acercarse  la gente y tenía que correrlos echándoles un chorro de leche a la cara o el cuerpo ya que la vaca se inquietaba y no daba toda la leche que traía. Me levantaba muy temprano para poder desarrollar estas labores antes de irme a la escuela, ya que teníamos que atenderlos para tener leche, carne y sus derivados para el consumo de la propia familia. Recuerdo que en algunas ocasiones se nos dañaba con plaga el frijol almacenado en la bodega de la tienda que teníamos y había que ponerlo a cocer en tinas con un poco de  sal  para dárselo a los puercos. Me gustaba mucho hacer estas labores, sobre todo ordeñar, también aprendí a castrar puercos hembras y machos, pues el procedimiento es diferente en cada caso y como olvidar los olores que se desprendían del algodón que estaba almacenado.

Mi padre también exportó a Estados Unidos en tiempos de la Segunda Guerra Mundial carne de tercio, que consistía en un escaldado de carne fresca en agua salada para posteriormente ser secada y empacada. En ese tiempo Argentina se benefició grandemente con sus exportaciones de carne al país vecino.

Posteriormente me trasladé a vivir a la ciudad de El Fuerte con mi cuñado José Aurelio Gómez y mi hermana Dora donde terminé mis últimos 3 años de estudio de primaria, después me trasladé junto con otros amigos a la ciudad de Culiacán para estudiar la carrera de maestro normalista, la cual tuve que dejar pues consideré como mejor opción dedicarme a la agricultura, pues ya estaba ´vacunado´ en esa actividad desde que nací.

2.-¿Qué consejo le dió su padre?

Coincidí mucho con mi padre en su forma de ser, él era muy meticuloso (Le gustaban las cosas muy bien hechas), tuvimos una relación muy estrecha. Él era una persona pacifista pues estaba en contra del uso de las armas de juguete para los niños, se preguntaba ¿por qué permitía el gobierno que se fabricaran? y vaya que tenía razón.

Recuerdo un momento muy íntimo que tuvimos sentados en su camioneta, me dijo: Ya no trabajes tanto, cuida tu vida, disfrútala, la vida es un instante, no la podemos medir, se va antes de que uno se dé cuenta. Eso jamás lo podré olvidar, quizá presentía que su final estaba próximo, por ironía del destino murió el día que cumplió 80 años, Q.E.P.D.

Mi papá tenía “medieros”, que quizá mucha gente no sepa ese significado, el “mediero” recibía apoyos económicos y de insumos a cargo de la cosecha, poniendo él su trabajo y parcela en caso de que las tuviera, al final de la cosecha se dividía, generalmente en partes iguales, el producto y las utilidades de la finca trabajada. El mediero a través de los años terminaba por ser parte de la familia, pues se creaba un lazo de afecto muy estrecho.

Mi padre por algunos años sembró en zona de Boca de arrollo, Municipio de el fuerte, ahí convivio con mucha gente de origen indígena, él tenía mucha habilidad para conquistar el afecto de sus trabajadores, En ocasiones en la que los sacerdotes visitaban esa zona, era muy solicitado por los  trabajadores que tenían hijos sin bautizar, llegó a ser padrino de hasta 8 niños en la misma ceremonia, así que tenía compadres por doquier; también siempre tuvo una relación muy estrecha con Don Fernando García y la familia Torres, personas muy distinguidas de la zona.

3.-¿Cómo decidió usted dedicarse a la agricultura?

Por inercia ya que nací en una familia de agricultores, soy agricultor de origen.

Hermes, yo y mi sobrino Ignacio Castelo nos enfocamos a trabajar las tierras del valle de El carrizo, desgraciadamente no teníamos el apoyo de infraestructura adecuada a la calidad de suelos en este distrito.

Hemos tenido algunos inconvenientes en relación a la infraestructura, almacenamiento, cosechas y mejoramiento de nuestros suelos, algo que consideramos imperativo.

4.-¿Cómo conoció a su esposa Arminda?

En los años 50 mi padre, mi hermano Manuel y yo emigramos al valle de Yaqui con objetivo de ampliar nuestras expectativas agrícolas y ahí fue donde la conocí y nos casamos en el año 1958, ahí nacieron 3 de nuestros hijos Minda Arely, Lupita y Jesús Ramón, también estuvimos viviendo por algún tiempo en Huatabampo, posteriormente nos trasladamos aquí a la ciudad de Los Mochis donde nació nuestro hijo Hermes.

5.-¿Que hizo al establecerse en la ciudad de Los Mochis?

En terrenos rentados en el valle de El Fuerte me dedique a sembrar arroz, frijol, soya y cártamo, etc.  en algunas ocasiones legumbres hasta el año 1971, que me trasladé a trabajar terrenos propios en el Valle del Carrizo sembrando sorgo, trigo, soya y maíz.

6.-¿Cómo inicia la idea de tener un viñedo?

A finales de los años 70´s inicié una aventura que consistió en establecer un viñedo en el Distrito de Altar, Sonora, y quiero hacer hincapié que esta aventura fue desarrollada con el esfuerzo  compartido de mi esposa Arminda y mis hijos Jesús Ramón y Hermes; cada quien hizo su parte en esa etapa.

Arminda se trasladaba a Caborca por largas temporadas para apoyarnos en el campo en las labores propias del hogar, así como también mis hijas Lupita y Minda Arely.

No fue fácil emprender este tipo de agricultura, pues para nosotros era totalmente desconocida. Afortunadamente tuvimos la suerte de contar con vecinos inmediatos a nuestro campo que siempre nos brindaron su apoyo incondicional, a quienes estamos gratamente agradecidos, me refiero al Ing. Manuel Macías y al Sr. Alberto Vanegas.

Dicha aventura se convirtió en un próspero negocio gracias a la administración exitosa de mi hijo Jesús Ramón, quien actualmente es el Director General de la empresa.

Alguien me dijo en alguna ocasión qué iba a hacer tan lejos, a esos lugares tan calientes y polvorientos, y le contesté “vamos a ver qué pasa”... Hoy no me arrepiento de lo que en aquel momento fue una aventura.

7.-¿Cuáles considera que son las principales dificultades a las que se enfrentan los agricultores hoy en día?

Desde mi punto de vista el problema mayor que enfrentamos son los altos costos de producción, comparativamente con el valor de nuestras cosechas. El elevado costo de adquisición de la maquinaria y de los insumos productivos favorecen a la industria que los produce, quienes se apropian de un alto porcentaje del valor de la producción.

8.-¿Qué papel juega la tecnología en la agricultura?

La tecnología se encuentra integrada en cada fase del proceso agrícola, desde la maquinaria y los equipos que utilizamos, las semillas mejoradas, los fertilizantes, el control biológico de plagas, los agroquímicos, el riego tecnificado, etc. Sin embargo, existen nuevas tecnologías que debemos incorporar si queremos reducir nuestros costos e incrementar los rendimientos y la calidad de nuestros productos; la automatización de la maquinaria y los fertilizantes biológicos son ejemplos de ellas. La ingeniería genética también puede ser adquirida para la producción de semillas a un costo menor.

9.-¿Cuáles son los mayores logros que ha obtenido como agricultor?

Puedo considerar que el viñedo que se logró establecer en Caborca fue uno de mis logros más importante como agricultor.

10.-De acuerdo con su experiencia en la actividad agrícola, ¿Qué sugerencia les haría usted a los agricultores de hoy día para mejorar su empresa y mejorar su economía?

Considerando que cada día son más reducidos los márgenes de utilidad que se obtienen en la producción de granos, estamos obligados a la siembra de grandes superficies para mantener un nivel adecuado en el ingreso familiar y a buscar un mayor aprovechamiento productivo de los recursos con que cuenta el agricultor, ya sea dándole valor agregado a la producción por la vía de la industrialización, o reconvirtiéndose a otros cultivos de mayor valor en el mercado, o integrando la actividad ganadera a su explotación agrícola; lo anterior nos obligaría a  buscar el financiamiento necesario mediante la implementación de proyectos cooperativos entre varios agricultores, o en el caso de la industrialización, a través de un proyecto dirigido y administrado por la AARFS. La integración de la ganadería a la explotación agrícola podría ser una alternativa factible de llevarse a cabo y económicamente más productiva.

¿Algo más que desee agregar?

En el año 1981 me concedieron la confianza los productores agrícolas y me invitaron a presidir el consejo de nuestra Asociación, siendo presidente de dicho organismo hasta el año 1985; a la fecha estamos participando de una forma externa coadyuvando con la nueva administración, la que cuenta con un cuadro directivo capaz compuesto por agricultores jóvenes, presidido por el Ing. Marte Vega Román, al que le deseamos el mejor de los éxitos.