Entrevista a Don Roberto Balderrama

Para esta edición 230 de Revista Imagen se entrevisto a Lic Roberto Balderrama respecto a su libro “Choix, Horizonte Sin Fin”

 

1.- ¿Cómo surge la idea de hacer este libro “Choix, Horizonte Sin Fin” ?

Esta idea de escribir las memorias de la familia Balderrama Gómez ya tenía un tiempo fraguándose, pero se concretó en un desayuno de hace 2 a 3 años entre miembros de la familia, papás, hijos y nietos de Don Próspero Balderrama Echave y Doña Anita Gómez Cota, recayendo la responsabilidad en mí, pues ya habían fallecido 3 de mis hermanos no quedaba esperanza más que yo, prácticamente asumí la responsabilidad de escribir las memorias que van a cumplir 100 años de esta descendencia de 1918, me dediqué a la tarea de buscar documentos, fotografías, cartas y hacer este trabajo que empezó hace 2 años, gracias que se guardaron documentos, fotografías desde que estaban en Choix, haciendo acopio y ya no teniendo a quien recurrir pues no me quedó más remedio que hacer lo posible para lograr la mayor cantidad de información, me ayudó los álbumes de fotografías de cada familia, el que me ayudó mucho fue el acopio que hizo Don Enrique, de modo que poco a poco fui armando, y lo más importante fue encontrar a alguien capaz de consignar mi dictado, organizando la información y dar vida profesional al libro.Encontré cooperación de cronistas de Choix, de esta región y la colaboración del editorialista especialista Don Nicolás Vidales de Creativos Editorial de Culiacán y de su familia, principalmente su cuñado que tiene mucha experiencia en dictado histórico, así que fue poco a poco sin tener experiencia en la conformación de un libro de forma ordenada logré elaborar una obra en los 3 lugares donde vivimos, no fue nada fácil tener que dar relato, costumbres, relaciones de ese tiempo de sus inicio en Choix, como lo señalo en el prólogo, hice acopia de mi memoria, mi escasa memoria y dividí el libro en 3 partes que fue, Choix, San Blas y Los Mochis, lugar donde yo nací, pues toda mi familia, hermanos y ancestros son originarios de Choix, en San Blas vivimos poco tiempo, 8 años, por los negocios y vida social. Mi padre fue comerciante, instaló un gran mayoreo aprovechando el ferrocarril sur-pacífico, de allí nos venimos a Los Mochis en 1938 y nos integramos plenamente a esta población siguiendo el camino comercial de Don Próspero, mi padre y sus hijos.Realmente fue un gran privilegio de nuestras vidas familiares poder saber y conocer e integrarnos a toda una gran región desde la alta sierra de Sinaloa hasta Los Mochis, el Valle del Fuerte, en esta obra no consigno únicamente lo acontecido a la familia Balderrama Gómez, sino también hago relato de los tiempos pasados, lugares, personas con quien hemos convivido y mantenido grandes relaciones de afecto y amistad.Este libro es un legado no solo para nuestras familias, sino a todos aquellos que han vivido las costumbres sinaloenses de esa época y recuerdos que tenemos con familiares regionales.

2.- ¿Cuánto tiempo le llevó hacerlo?

Prácticamente trabajé sin cesar 2 años, pero lo más difícil es empezarlo y terminarlo de hacer, editarlo para mí fue algo increíble. Hay un dicho que dice que en la vida tienes que hacer 3 cosas: Plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro, y esto es una triple satisfacción.

3.- ¿Qué fue lo más gratificante y positivo de poder escribirlo?

Primero terminarlo y considerarlo como un legado no solo familiar, sino histórico que pueda ser disfrutado no solo por nosotros sino para todas las personas que puedan divertirse y apreciar cómo era la vida hace 100 años en esos pueblos y villas del norte de Sinaloa, y también tener la satisfacción de dejar esta memoria, pues un libro perdura y es testimonio de algo muy valioso para conocer nuestro pasado y brindar un aporte cultural e histórico a los presentes “Para mí esto significa un legado de entre para todos”

4.- ¿Qué espera usted de este libro?

Primero espero que les guste recibirlo y puedan leer con agrado y que otras personas más capaces que ya puedan animarse y consignar lo de sus orígenes, de grandes familias que han sido aporte de la vida social e histórica de la región. Si no se consigna ese pasado se va a perder y no saber de dónde venimos y quiénes somos, yo exhorto a que se escriban memorias de ese tipo que son amenas e interesantes. Y no se necesita ser erudito ni literato para hacerlo.

5.- ¿Qué nos puede contar de su niñez y adolescencia?

Tuve una niñez y adolescencia normal, estudiando, formando parte de una gran familia y buscando la vocación que cada quien debe de tener en esta vida, no me tocó ser comerciante como mis hermanos, opté por una carrera profesional y el destino el cual es un misterio insondable; en San Blas vivimos 4 años, el resto en Los Mochis, por lo que me considero mochitense.

6.- ¿Cuál es el consejo que su padre le dió o les dió como hijos, que usted más atesora?

Don Próspero nos contaba lo difícil que fue lograr sus ideales y sus logros personales, lo que más nos enseñó fue el cariño a la familia, a su esposa, a sus hijos y nos daba buenos consejos y ser responsable, él tuvo una niñez y juventud muy duras y nos lo ponía por ejemplo y nos decía siempre hay que ser trabajadores y probos no hacer alarde de ventajas y de posiciones sociales, la modestia y la humildad traen grandes virtudes y eso pues tratamos de enseñárselo a nuestros hijos y nietos, tener una familia sólida.